martes, 3 de mayo de 2016

Micro-Aventuras

Es un término que copio de una entrada que encontré en internet, y me encantó.  Si el hecho de compartir con otros experiencias,  o regalarlas, ya es estupendo, si ya encima por lo que apuestas es por vivir una micro-aventura, es como se dice "alucinante".



Regalar una experiencia es un muy buen regalo, es como un secreto, algo que solo va a permanecer en la cabeza de las personas que lo viven, y para regalar una,  no hace falta ni siquiera gastar mucho dinero, pero si planificarlo con interés. Pero regalar Micro-Aventuras, es ya algo muy  especial, se le añade el valor de lo inesperado, de lo casi mágico, cambia el rumbo de tu día planeado, sacando entradas para un concierto a una hora de que empiece, o tomando un destino diferente al que tenías por la autopista, o llenando tu casa de plantas, o buscando una excusa o una no excusa para celebrar algo, o... tirarte a la piscina vestido,  ... es vivir.   ¿Hay algo que no hayas hecho? ¿hay algo que tú, o la persona a la que quieres no ha probado?
Lo importante no es el contenido es la cantidad de magia que contenga
Empieza por "desplanificar" un fin de semana, y tal vez salga una micro-aventura.
Reconozco que no puedes estar mareando a tus hijos, a tu familia o tus amigos, improvisando "locuras" e implicándoles (aunque sea fascinante), pero no dejes de sorprenderte a ti mismo, rompiendo tu discurso, y apuesta por llenar tu vida de experiencias.
Experiencias y micro-aventuras.  ¡A vivir!


domingo, 10 de enero de 2016

CAMPOCERRADO´S BOXING DAY

Enhorabuena a mis amigos de Campocerrado por esta fantástica iniciativa.


Hoy he recibido un mail de Dehesa Campocerrado, (amigos y además proveedores desde hace años de carne en mi casa) me ha impresionado la casualidad, y quiero escribir este pequeño post para reconocer esta gran iniciativa. Cuando todo lo que suena ultimamente en las redes son críticas hacia todos lados, llegan los amigos de Campocerrado con su actitud proactiva, como siempre,  y mandan una carta a sus clientes sencilla y clara, para decir que si tienes un exceso de comida no perecedera de esta Navidad, se ofrecen a recogerla en el reparto mensual, para donarlo y entregarlo a CACHITO DE CIELO quien lo repartirá entre las familias MAS NECESITADAS.   Así de fácil.   
Pues muchas gracias!  

En Navidad me he ido a Londres con mi familia, llegamos el 26 de diciembre y según aterrizamos chocamos con una pared, boxing day,todo estaba cerrado. Pocos trenes, taxis caros, tiendas cerradas,...y boxing day boxing day.    Para mí una sorpresa descubrir que tienen como festivo este día para empaquetar y entregar toda la comida que ha sobrado en Navidad, y lo hacen tanto a nivel particular como, empresas, comercios, restaurantes ... y casualmente me he estado preguntando porque no copiamos esto en lugar de otras costumbres mucho más frívolas (por no decir otra cosa ni herir a nadie).
¡Pues lo dicho! Enhorabunena y gracias

viernes, 23 de enero de 2015

CON LOS OJOS DEL ALMA

Mi pintor se llama Nestor.  Es un señor colombiano, que desde que llegó a España hace años se dedica a trabajar en esto, pero cuando le conoces, enseguida se puede ver que es una persona pausada, con serenidad, formada...  Le conozco desde hace años.  Su aspecto es...el de un pintor.   Manchado de polvo de selladora, con su gorro, y unas manos trabajadas.  El otro día con esto del wasap, le mandé un mensaje y mi curiosidad me llevó a mirar su foto, mi sorpresa fué la persona que ví.  Un retrato en blanco y negro, una persona joven, sonriente, con un espejo redondo detrás,..., colocado con arte.  Era una foto antigua, y Nestor salía joven y sonriente.  A pesar de la diferencia con la realidad se adivinaban sus rasgos.    De golpe entendí que la imagen que nosotros damos y la que en realidad tenemos de nosotros dentro, es otra.  La imagen que nosotros damos es consecuencia de la genética, de las circunstancias, edad, enfermedades, entorno...y la que nosotros tenemos de nosotros  por dentro, refleja nuestro auténtico yo. Nuestro auténtico yo es la imagen que tenemos de nosotros mismos.  Como nos vemos y como queremos vernos.  Lo que nos gusta ser y como nos gusta que nos vean.  Y ahi es donde se conoce de verdad a las personas.  En lo que quieren ser...en como quieren ser.   Nestor se ve a si mismo, por encima de su oficio de pintor, como una persona cultivada, joven, limpia sin ningún problema por aparentar otra cosa.  El sabe quien es, porque el se siente así, porque el se cree así. Y quien quiera conocerle bien, tendrá que llegar ahí.

El que quiera ser joven,  y se vea joven porque en su interior actue así, en realidad lo es a pesar de la edad que tenga.  Sin duda lo es, porque por dentro lo es y el reflejo que tiene de si mismo es ese, y el que crea conocer a esa persona, tendrá que tener ese reflejo de el y verle así porque es así.  El que quiere ser poderoso y  actua así será asi, y probablemente su foto ideal, sería ... no se. Altivo aunque  su aspecto sea jorobado.    El que no se siente enfermo, a pesar de una enfermedad, no lo está, porque no está identificado con eso, porque la imagen que tiene de si mismo no es esa, aunque  esté discapacitado, o aunque sea deficiente mental.    Mirar con los ojos del alma, desde el otro día, entiendo que es mirar a una persona, hablar con ella tratarla y descubrir como se vé, como siente ser y que le marca como actuar.  Su foto ideal.  "Da igual" el aspecto que tenga por fuera porque en realidad es lo que se cree que es, es lo que se cree que es,  porque así es su corazón.

Después de ver la foto de Nestor, se me ha despertado la curiosidad de mirar más alla, con los famosos ojos del alma, para ver con que se identifican las personas, en definitiva descubrir como son, como somos.   Que en realidad es lo que importa porque en realidad es lo que hay.  


martes, 6 de enero de 2015

MAMA TAMBIEN LLORA de Lucía Galán

Me ha encantado este artículo de Lucía Galán, y lo copio para que llegue a más gente.   Es de su blog, "Piensaesgratis"



MAMA TAMBIEN LLORA   de Lucía Galán
- Mamá, ¿Qué te pasa? ¿Estás llorando?
- No, cariño, es que se me ha metido una motita de polvo en el ojo…
Vivimos en un mundo en el que, ser los primeros, es lo más importante. Examinan a nuestros hijos continuamente y ellos sólo buscan el sobresaliente. Se les prepara para afrontar el éxito, para celebrar los triunfos. Se les repite hasta la saciedad: “No llores. Tienes que ser fuerte. ¡Eres el mejor!”
Hace unos días, me echaba las manos a la cabeza cuando una amiga me comentaba que en el colegio de su hijo hacían olimpiadas de matemáticas con cronómetro en mano y frente a un tribunal; olimpiadas de ciencias, olimpiadas de deletrear y todo ello con niños de apenas 7-8 años. ¿Pero estamos locos o qué?
Por supuesto, el único ganador era el primero…los 25 niños restantes de la clase se veían como perdedores.
¿Qué está pasando? Invertimos años en preparar a nuestros hijos para el éxito y no nos damos cuenta que la vida está llena fracasos, de decepciones, de pequeños y de grandes obstáculos, de momentos de tristeza, de duelo, de soledad. ¿Y eso es signo de debilidad de la especie humana? No; es la vida.
¿De verdad pensáis que los niños de hoy en día están preparados para afrontar dificultades?¿Es casualidad que pediatras, psicólogos y psiquiatras infantiles cada vez tengamos más casos de depresión infantil y de ansiedad? ¿En qué cabeza cabe que un niño de 9 años se le diagnostique de Depresión o de Trastorno de Ansiedad Generalizada teniéndolo todo, supuestamente, a su alcance? Es evidente que algo no estamos haciendo bien.
Con perdón, me importa un pimiento que mi hijo sea el más rápido en cálculo mental. Lo que no consiento es que se venga abajo por ser el segundo, el tercero o incluso, porque no haya sido seleccionado entre los 10 primeros.
Lo que de verdad me importa, lo que me quita el sueño, en lo que invierto toda mi energía y esfuerzo, es en desarrollar su inteligencia emocional.
Lucho por que sea generoso, porque la empatía sea su  punto fuerte. Me desvivo porque muestre sus emociones, porque me hable de sus debilidades, porque él mismo, encuentre soluciones a sus problemas. Peleo a diario por hacer de ellos personas autosuficientes emocionalmente. No pasa nada por no ser el primero de clase si te has esforzado al máximo.
Premio el esfuerzo, la entrega, la generosidad, la lealtad, la lucha y la solidaridad. Esos son los valores vitales, los valores de vida.
¿Quién les prepara para el fracaso, para la decepción, para el desengaño? ¿Lo habéis pensado alguna vez?
La sociedad recibe con los brazos abiertos a los triunfadores, les prepara para los aplausos.Yo prefiero preparar a mis hijos para las dificultades; fortalecer su autoestima, su capacidad resolutiva, su positivismo, su espíritu de lucha. ¿Por qué valoramos tanto el éxito? Porque antes hemos pasado por un camino más o menos angosto de lucha ¿o no?
No somos máquinas. Nosotros, los padres, no lo somos, lo sabéis muy bien. No pretendas entonces que tu hijo lo sea.
No quiero que mis hijos piensen que su madre es una superwoman, siempre preparada, siempre lista para todo, siempre cantarina y perfecta. ¿Ese es el ejemplo que quiero que sigan? Y si con el paso de los años van encontrando dificultades a lo largo de sus vidas ¿Qué pensarán? “Yo no he sido capaz… Mamá se decepcionaría…No puedo mostrar debilidad. Mi madre siempre ha sido tan fuerte”
Bueno, hijos- les he dicho a mis niños en alguna ocasión- Mamá no es perfecta. Mamá también se equivoca y cuando lo hace, rectifica y pide perdón. Mamá, como todo el mundo, llora cuando está triste. Esto que ves, no es una motita de polvo en el ojo; son lágrimas, cariño”
Quiero que mis hijos vean que su madre es de carne y hueso. Que no se avergüenza por llorar o por estar un poquito triste en circunstancias puntuales, que no se esconde.
Quiero que lo vivan como algo natural… porque cuando a ellos les ocurra se acordarán de mí y lo asumirán como normal. Aceptarán su estado de ánimo y sacarán la fuerza necesaria para superar todo lo que obstaculice el camino hacia su felicidad.
Los hijos no necesitan súper-padres, ni dioses; les da igual que su papá sea médico, abogado, camarero o que esté en el paro. Los hijos quieren un padre y una madre que estén a su lado, que jueguen con ellos, que les expliquen las cosas, que les cuenten historias…que hablen su mismo lenguaje. No quieren que les colmemos de regalos materiales; es mucho más sencillo: sólo quieren tiempo junto a nosotros.
Los niños deben vernos como seres humanos, no como superhéroes, para eso ya tienen las películas. Si te equivocas con tu hijo, no pasa nada, pídele perdón:“Perdona cariño, me he equivocado. ¿Me perdonas? ¿Empezamos de nuevo?”
¿Sabes lo que supone para un hijo que sea el padre o la madre el que le diga eso? No hay mejor ejemplo.
No le des tantas órdenes a tu hijo, no le llenes de reglas. Empieza tú. Elogia su buena conducta con besos, con abrazos, con mucho, mucho cariño. No le premies con excesivos juguetes. Si se ha equivocado, dale la oportunidad de rectificar “Yo también me equivoco, cielo. Vamos a intentarlo de nuevo”.
Enseña a tus hijos a disfrutar de los placeres sencillos, en ellos está la verdadera felicidad. Suelo jugar a mis hijos a un juego que les divierte mucho en la mesa. “Que suerte tengo..”- lo he llamado.
Empiezo yo: “Que suerte tengo que hoy no trabajo y estoy aquí con vosotros desayunando”.
Mi hijo: “Que suerte tengo que mamá hoy me viene a buscar al cole y no cogeré el autobús”.
Mi hija: “Que suerte tengo que me ha tocado la tostada más grande”… Siempre terminamos riéndonos a carcajadas.
Cuéntales historias. Historias reales, de tu trabajo, de tu día a día. Estimula su imaginación, su creatividad, su empatía… Emociónate con ellos. Comparte aquellos vídeos que veas por internet que te hayan llegado hondo. Explícaselos y responde a todas sus preguntas. ¡Te sorprenderás con lo que se les ocurre!
Anímales a que sean emprendedores. A que no tengan miedo a equivocarse, sino a no intentarlo. A rectificar si van por el camino equivocado. A levantarse ellos solos si se caen. A pedir perdón y a aceptarlo también. Contra la frustración: la perseverancia, la constancia.
Y recuerda que educar no es repetir siempre las mismas palabras; educar es enseñarles a soñar, a probar, a crear, a luchar y a creer en ellos mismos.

lunes, 15 de septiembre de 2014

EL PÁJARO PÁJARO


Si le hubiera cortado las alas
Sería mío, no habría huido
Pero de esa forma,
ya no sería un pájaro
Y lo que yo amaba ...era el pájaro.


(Canción vasca)


martes, 26 de agosto de 2014

LOS 10 LADRONES DE ENERGIA.



1.Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un cubo para echar su basura, procura que no sea en tu mente

2.Paga tus cuentas a tiempo. Al mismo tiempo cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle.


3.Cumple tus promesas. Si no has cumplido, pregúntate por qué tienes resistencia. Siempre tienes derecho a cambiar de opinión, a disculparte, a compensar, a re-negociar y a ofrecer otra alternativa hacia una promesa no cumplida; aunque no como costumbre. La forma más fácil de evitar el no cumplir con algo que no quieres hacer, es decir NO desde el principio.


4.Elimina en lo posible y delega aquellas tareas que no prefieres hacer y dedica tu tiempo a hacer las que sí disfrutas.

5.Date permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y date permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad.

6.Tira, recoge y organiza, nada te toma más energía que un espacio desordenado y lleno de cosas del pasado que ya no necesitas.

7.Da prioridad a tu salud, sin la maquinaria de tu cuerpo trabajando al máximo, no puedes hacer mucho. Tómate algunos descansos.

8.Enfrenta las situaciones tóxicas que estás tolerando, desde rescatar a un amigo o a un familiar, hasta tolerar acciones negativas de una pareja o un grupo; toma la acción necesaria.

9.Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar.

10.Perdona, deja ir una situación que te esté causando dolor, siempre puedes elegir dejar el dolor del recuerdo.

Dalai Lama

lunes, 18 de agosto de 2014

EL CAMINO





Recién llegada de hacer el camino de Santiago con la mochila llena de nuevas experiencias, sensaciones y reflexiones todavía por ordenar, recibo este mensaje de mi compañero de viaje, mi hermano, que nos manda a mi otra compañera y hermana y a mi.    

"...Pero habiendo aprendido:  que el camino, no hay que hacerlo el más rápido ni el mejor, sino disfrutarlo, y a veces estarás solo y a veces acompañado, pero que la buena compañía es siempre indispensable.   Que hay que compartir el camino, esperándose unos a otros, para poder seguir avanzando. Que el camino sirve como preparación para algo posterior, que hay cuestas duras, y que las bajadas si las haces muy rápido pueden lesionarte, que las circunstancias siempre afectan, que con una adversidad, 20 km pueden hacerse eternos.   Que a veces es bueno estar solo pero que no demasiado, que cuanto menos cosas lleves en la mochila mas agradable es el camino, y estas cosas necesarias son muy pocas, que la música es muy importante y que una buena banda sonora, puede amenizar tu vida, que hay que tomárselo con calma que hay que ser flexibles y adaptables, porque tu ruta puede variar, que hay que animar a tus compañeros de viaje siempre, que cada uno tiene su misión y su camino y que cada uno lo vive como quiere sin juzgar al resto, que el esfuerzo tiene recompensa, y que tengo unas sisters de ...! Que nuestro camino en la vida tenemos que hacerlo juntos, ¡siempre!"



Nunca sabes las sorpresas que te encuentras en el camino.   ¡Gracias Manu!