domingo, 11 de diciembre de 2011

Saber callar

Hace unos años mi madre quiso darnos este consejo a sus hijos, hizo cuatro fotocopias de este artículo y nos lo plastificó, nos dijo que lo tuviéramos con nosotros en nuestras mesillas,  de los cuatro hermanos tres, lo hemos perdido... pero todos nos acordábamos de lo que decía.  Ahora quiero compartirlo en este lugar, para que lo vean mis amigos,..., los que no son mis amigos,..., y que nos dé que pensar un poco a todos. Huir de lo que es malo, y tratarnos todos un poco mejor,  it´s worthwhile!!


Saber callar
Está claro que una de las cualidades que muestra una persona madura es el dominio de sí mismo. Alguien que no luchara por dominarse en función de unos valores, no sería una persona fiable, porque estaría dominado por sus gustos, por su estado de ánimo. En definitiva, por cosas imprevisibles.
¿Se puede dominar el estado de ánimo? No, lo que ocurre es que alguien que se domina a sí mismo, que es dueño de sus actos, suele tener, salvo por enfermedad, un ánimo estable, consecuencia de esa lucha personal por vivir de acuerdo a lo que quiere vivir.
Lógicamente todo esto hay que entrenarlo, no se improvisa. Y en muchos casos el entrenamiento está en la lengua. Se podría decir que el que domina su lengua, domina su cuerpo.
Hay que enseñar a los hijos a saber callar, a saber hablar oportunamente, a saber dar una noticia y a saber guardarla, a ser oportunos, a decir las cosas a quien conviene, a saber decir lo positivo y callar lo negativo, a guardar un secreto, a saber no dar una buena noticia hasta el momento oportuno y a dejar a otro contar un chiste.
Hay que enseñar a escuchar, a dejar hablar a los demás, a no dar una contestación cortante cuando lo tiene fácil, a ser elegante y a conceder a los demás el beneficio de la duda; a no opinar sobre lo que no se sabe, a no juzgar todo lo que los demás hacen o dicen, a no poner verde a nadie sin motivo, ni con motivo.
Hablar bien de los demás genera mucha confianza. Hace a las gentes acogedoras, agradables, afables.
Todo esto parece muy difícil. Y lo es. Pero lo importante no es conseguirlo, es intentarlo. En el intento ya está el dominio de su lengua y de su cuerpo. Ya está siendo dueño de sí mismo.
En este terreno sí que se ve claro que si nosotros, los padres, no intentamos vivirlo, los hijos seguro que no lo vivirán. Así que en esto, como en todo, lo que hay que hacer es hablar poco y vivir mucho.
Tenemos que demostrar con nuestra conducta que se puede intentar vivirlo. En caso contrario, tendremos hijos chismosos, inoportunos, con falta de dominio de sí mismos, sin esa elegancia que tienen las personas que lo que dicen es porque quieren decirlo y lo que callan es porque quieren callarlo.
Hay una gran relación entre fortalecimiento de la voluntad y la lengua.
¿Intentamos educarla?

José María Contreras

8 comentarios:

mery dijo...

Creo que ya soy seguidora eso me dice. Tu lo puedes comprobar?

coincidir dijo...

Sii, ya sales. Ya me irás diciendo. Bss

Patines dijo...

Holaaaaa yo tambien soy seguidor del blog y condeno al "robamesas", menudo "pan pringao" con cara de chorizo.
Siento no poder contribuir a la conquista de un nuevo pais.
Un beso.

Patines dijo...

Flipo con este articulo. Me encanta. Muchas gracias y....me callo.

coincidir dijo...

Gracias Patines!!! me alegra compartirlo

Cuca dijo...

Me CHIFLA!!! TE LO ROBO y me lo aplico. Mil gracias por compartirlo. MENUDO REGALAZO! BESOS MIL!

coincidir dijo...

Gracias Cuquis!!! me encanta que te guste

Anónimo dijo...

Perdón a todos y a todas pero me parece un horror de manifiesto!!! Me voy a tomar la libertad de ser una inadecuada, tener la lengua larga, no ser afable, inoportuna ¡pero bueno! En fin, siempre intentaron en mi casa también que fuera adecuada (sobre todo por ser mujer) y lo consiguieron, pero con los años me di cuenta que esto significaba ir en contra de mi esencia personal y tuve que elegir entre agradarles o ser yo...ahí ando, tampoco es que lo tenga plenamente resuelto eh!! Ahora, este edicto me parece de los años 50 y me parece leer entre líneas: "sé perfecto, no molestes, no importa la verdad solo la apariencia, actúa"... Lo contra argumento con la canción de Serrat de "esos locos bajitos"
Bueno, eso que yo al final he hecho otro edicto!!!
Reme en contracorriente
P.D. Cucaaa no me mates!!!